Posts Tagged 'buda'

Reflexiones hacia adelante. Dharma

Nacemos en medio de una cultura y de un grupo social al que pertenecen nuestros padres, ese conjunto de ideas que nos ayudan a entender e interpretar lo que nos rodea incluyendo derechos y prohibiciones, sin embargo ese conjunto de conceptos no es capaz de llenar el vacío “espiritual” que todos llevamos. Para ello existen las religiones y las filosofías de vida, es decir buscamos algo desde donde podamos explicarnos y entender nuestra existencia en este mundo así como una guía para creer que hay algo o alguien poderoso más allá de nosotros.

Por ello existen tantos tipos de creencias, sin embargo, considero que el vacío “espiritual” que queremos llenar con algo en qué creer no es más que un espacio entre nuestra mente y nosotros mismos, es decir, nos falta algo, porque no nos conocemos.

Si bien ese conjunto de ideas que conforman la cultura en la que nacimos nos ayuda a entender y explicar lo que hay afuera y a entendernos como parte de un conjunto de personas que piensan como nosotros,  no nos enseña que todo lo que pasa afuera y la forma en que pasa es producto de nuestra mente, por ello desde un principio nos muestran una figura que da y quita dependiendo de nuestras acciones, algo así como un responsable de todas las situaciones a lo largo y ancho de nuestra vida, yo lo resumiría en un culpable de lo bueno y malo que sucede.

He de confesar que desconozco los fundamentos y creencias de la mayor parte de las religiones y filosofías de vida existentes, sin embargo puedo compartirles que para mi la práctica del Dharma o enseñanzas de Buda es un buena opción para aprender a conocernos y entrenar nuestra mente. Pienso que si un niño es criado bajo dichas enseñanzas nunca tendrá ese vacío interno pues desde temprano aprenderá a reconocer que la mente es la causal de todas nuestras emociones y la responsable de como aprehendemos lo que nos rodea.

Somos educados desde pequeños sintiendo culpa, resentimiento, odio, ira, apego y sin ningún consejo para poder salir de estos estados.

Tenemos temor de decir No porque creemos lastimar a las personas, confundimos la felicidad con ese sentimiento que nos provoca la comodidad, es decir, lo cómodo que nos sentimos con el muñeco de peluche favorito, con la pareja que elegimos aun cuando nuestra relación no funcione, sentimos ira, resentimiento y odio cuando algún suceso nos impide estar dentro de la comodidad que nos hemos creado y el apego que hemos desarrollado hacia personas y objetos, ese apego que equivocadamente nos da felicidad al sentir que poseemos y controlamos.

Lo mejor es analizar antes de llorar, por lo general dejamos que nuestra mente divague y vuele, al punto de crear historias alternas alrededor de la realidad e incluso poner pensamientos  y respuestas en la boca y mente de las demás personas.

Como me dijeron ayer “es un trabajo de día a día” y yo agregaría “entender y usar nuestra mente de manera correcta”.

 

Lady Chu